lunes, 22 de diciembre de 2014

París y su lado gótico


"Pero París, París era en sí misma una totalidad, pulida y modelada por la Historia; así parecía en aquella época de Napoleón III, con los edificios con sus torres, sus imponentes catedrales, sus grandes avenidas y antiguas callejuelas medievales, tan vasta e indestructible como la misma naturaleza. Ella todo lo abarcaba. Su población volátil y encantada llenaba las galerías, los teatros, los cafés, dando vida, una y otra vez, al genio y la santidad, la filosofía y la guerra, la frivolidad y el arte más bello; de modo que parecía que todo el mundo fuera de ella estuviera a punto de hundirse en la oscuridad y todo lo que era hermoso y esencial podía llegar allí a dar su mejor fruto. Incluso los árboles majestuosos que agraciaban y protegían sus calles estaban a tono con ella. Y las aguas del Sena, contenidas y hermosas mientras pasaban por su corazón. Y la tierra en ese lugar, tan formada por la sangre y la conciencia, parecía haber dejado de ser la tierra y haberse convertido en París". Tomado de la Novela de Anne Rice "Entrevista con el Vampiro, Crónicas Vampíricas. Tercera Parte. 1976". 

Inicio este escrito con la descripción dada por el personaje de Anne Rice, el vampiro Louis, acerca de como él veía la ciudad de París cuando viajó con su hija y amada Claudia. Creo que estoy de acuerdo con la gran parte de esta descripción pero, lo que Louis no sabía que iba a ocurrir en los siglos venideros era el ver a una ciudad llena de inmigrantes, quienes hicieron que París se aglomerara bastante, y que tanto el crecimiento de la ciudad como de la suciedad y sobre todo, las ratas, se acrecentará de una manera descomunal.
Con esta afirmación no quiero deslegitimarla como una gran ciudad llena de arte e historia pero, es una ciudad dura, fría y cruel. Aunque, no deja de ser un gran museo para la persona que lo recorre.

Yo, en la calle del Corse en París, Francia 2014
Creería que es sí es una ciudad gótica en toda su expresión, ya que tanto la historia como la arquitectura de sus catedrales y de la estructura de la ciudad, hacen de París una ciudad de nostalgia, de oscuridad y de misterio. El caminar por los alrededores del Rio Sena en las horas de la mañana y la de la noche, son dos cosas totalmente diferentes; ya que en la mañana ves a las personas ir a su trabajo, otras a estudiar y concentradas en sus más profundos pensamientos azarosos del día. Mientras que en la noche, y a la madrugada sobre todo, se puede oír el agua del río como corre, oír los barcos que se estacionan en los pequeños muelles para llevar a los turistas de altos estratos en recorridos nocturnos, sentir el frío del viento por la cara y ver como esta ciudad que es una revolución durante el día, en la noche se convierte en total oscuridad.


Ver cuervos, siempre ha sido algo que me ha fascinado desde que vi la película de Alex Proyas, llamada "The Crow", protagonizada por Brandon Lee. El cuervo, animal que tiene varios significados y connotaciones en las diferentes culturas. Unas lo toman como un mal presagio, otras como un poder creador, cósmico y cognitivo. En la película, el cuervo es esa alma pura y llena de luz que siempre estará unida a ti por el resto de tu vida. Ver a este animal tan cerca de mi, me remontó a esa extraña fascinación que tengo por ellos, su sonidos, sus plumas aterciopeladas y su mirada. Ello, me daba toda una conjunción de elementos, en donde tantos los cuervos, como el clima, y la atmósfera me hacían vivir un éxtasis espiritual.


@angieluthien