sábado, 10 de enero de 2015

Brandon Lee y The Crow




"Como no sabemos cuando vamos a morir, pensamos que la vida es un pozo inagotable. Y a de eso, las cosas suceden contadas veces. Muy pocas veces. ¿Cuántas veces más recordarás cierta tarde de tu infancia? Una tarde que está tan ligada a tu ser, que no podrías concebir tu vida sin ella. Quizás 4 o 5 veces más, tal vez ni siquiera eso. ¿Cuántas veces verás salir la luna llena? Quizás 20 veces, y a pesar de eso, todo parece ilimitado". Brandon Bruce Lee. 1 de Febrero de 1965 - 30 de Marzo de 1993.



Siempre trato de empezar mis artículos con alguna frase o algún párrafo, ya que me permite entrar dentro del contexto de mi escrito. Recuerdo que en aquel año de 1994, cuando se estrenó la película de "El Cuervo" (The Crow) no tenía ningún conocimiento en que su protagonista había fallecido en circunstancias tan lamentables y escalofriantes. Y más escalofriante es enterarme que ese escrito que transcribí, habían sido las palabras que Brandon Lee dijo unas semanas antes de su asesinato, sin saber que iba a morir durante el rodaje de la película. Todo, gracias a una bala que había dentro de unas de las pistolas que se usaban en dicha producción cinematográfica. Su muerte sigue siendo un misterio. Brandon Lee estaba próximo a casarse y a tener una vida exitosa dentro del cine, ya que quería dejar esa estigmatización de ser el hijo de Bruce Lee y de encaminarse en otro tipo de películas, que no fueran de artes marciales; con "The Crow" iba a cambiarlo todo, ya que iba a ser una trilogía. 



Todo este universo gótico que involucra tanto el guión del largometraje como la vida misma de Brandon Lee, pareciera que se entrelazaran. La historia del "El Cuervo" es basado en un comic, del cual no voy a indagar mucho, ya que no sé del tema pero de lo que sí quiero escribir, es como ese cuervo como animal imponente y hermoso en toda su naturaleza, se hace ver dentro de la película como el ser que acompaña al recién fallecido a la tierra de los muertos y como este a su vez, cuando el fallecido ha muerto de una manera dolorosa y que lleva una gran tristeza en su corazón vuelve al mundo de los vivos para cobrar venganza. Ese significado es tan poderoso que cualquier persona que hace parte de la subcultura gótica, lo puede entender. Es por ello que no se le tiene miedo porque la muerte hace parte de la vida misma.

El personaje de la cinta, Erik Draven, papel que interpreta Brandon Lee, es un personaje con el cual uno se identifica bastante, ya que para mi percepción es como aquel romántico del siglo XIX, descrito por Edgar Allan Poe; ese alguien que viene del pasado a recuperar lo que era de él o en este caso, a vengar el daño que le fue causado. Cuando Erik le dice a Sarah (Rochelle Davis) que "no todo el tiempo lloverá", es una de las frases que más impacto tuvo sobre mi. Es una frase demasiado gótica. Es como el alma misma cuando no quiere llorar más y desea sólo parar cuando se ha sufrido bastante.



Esta cinta tiene mucha simbología gótica: la oscuridad, la música, la catedral, la noche, la niebla, el caos, el fuego, el mismo cuervo y hasta Erick Draven, como ese ser que viene a vengar el amor de su vida, que más gótico que eso. Esta es una de las películas que puedo ver una y otra vez, y no me canso de ver. Al parecer este año o el próximo se llevará a cabo un remake, aún no sé cuál será el actor principal pero de lo que sí estoy segura, y creo que muchos de ustedes estarán de acuerdo conmigo es que Brandon Lee será irremplazable, nunca este bello personaje podrá verse igual a como él lo hacía ver.

Les dejo este video con la canción de Jane Siberry, "It Can't Rain all the Time".
Por cierto, la banda sonora de ésta producción es muy recomendada, como nos gusta!



Escrito por: @angieluthien

Google+ Badge

Facebook

Fotos e Imágenes