lunes, 12 de octubre de 2015

Una visita al museo de la Inquisición en Cartagena de Indias, Colombia

Hola estimados seguidores de #ElPozoYElPéndulo, estoy de vuelta con un artículo acerca de la visita que tuve al museo de la Inquisición en la ciudad amurallada: Cartagena de Indias en Colombia. Quiero contarles que desde hace mucho tiempo había querido ir a conocer este espacio; un lugar donde aún a pesar de los tiempos, se siente una que otra extraña y rara vibración. Quizás sea paranoica pero cada uno de esos rincones de aquel lugar, aún se siente la muerte a su alrededor. A pesar de que Cartagena es una ciudad llena de color y de calidez, en aquella casa donde mataron y torturaron a tantos seres humanos, se siente un frío; un frío que evoca esos tiempos de cautiverio, esos tiempos de oscurantismo español. 




Recordemos que la Inquisición se remonta al año 1223, en la época de Edad Media en Europa. Era un tribunal de índole religioso que se dedicaba a "rescatar" de las garras del pueblo enfurecido a todas aquellas personas que atentaran contra la fe católica (estos eran llamados: herejes) para poder juzgarlas como se merecían. De amplia expansión en todos los países cristianos de Europa, la Inquisición tuvo en España, sin embargo, un carácter algo desviado de los objetivos primarios. Aunque a manera personal, creo que la Inquisición fue una manera autoritaria y ruin de cambiar las ideologías que tanto los indígenas como las personas del común creían y profesaban. Hacer cambiar puntos de vista de una manera abrupta no hace crecer la humanidad, creo que lo que hace es retroceder aún más los procesos evolutivos de cada ser. Ya que tener sus propias medicinas, que en aquella época eran las hierbas naturales, era ser bruja o hechicero. Hablarle al sol a la luna, eran actos satánicos, los cuales iban en contra del dictamen católico, apostólico y románico. 

La Inquisición en España era un método de control, utilizado para ejercer presión e influencia política en todos los sectores del estado. También era considerado como una estrategia para la colonización de otros lugares del mundo.  

Debido a la forma particular de juzgar y sentenciar a los acusados (tormentos, torturas), se tuvo un concepto erróneo de la mentalidad de los inquisidores, quienes no fueron sino simplemente unas personas muy apasionadas con su trabajo, muy convencidas de lo que hacían y que en algún momento llegaban a abusar de su investidura para cometer crueldades en pro de las ideas religiosas. Y quizás explorando a través de las víctimas sus más profundos deseos sexuales, por medio de cada una de las torturas que cometían. 













Muchos tormentos para sacar confesiones se aplicaron en Cartagena, entre ellos el potro, el cordel, el jarro de agua, la gota de agua, etc. Uno de los delitos más perseguidos en Cartagena de Indias fue la brujería, que se practicaba bastante.

La Inquisición funcionó en Cartagena de Indias hasta la revolución del 11 de noviembre de 1811, regresando en 1816 con el Pacificador Pablo Morillo para luego ser desterrada definitivamente en 1821 con la liberación de Cartagena de Indias por parte del ejército patriota. 

Dentro del museo se pueden ver casi todas las máquinas de tortura, algunas si fueron utilizadas en Cartagena otras no, sólo en Europa. Aquí les dejo fotografías de cada rincón de este misterioso y lúgubre lugar. Algunos de estos elementos de tortura han sido de inspiración para la subcultura gótica y para la Comunidad BDSM en especial, quienes las utilizan para su sexualidad de manera fetichista y placentera. Como dicen por ahí NO PAIN NO GAIN, sin dolor no hay ganancia. 

Sitio recomendado para visitar y conocer la verdadera historia. Todas las fotografías fueron tomadas por mi.