jueves, 5 de febrero de 2015

Los vampiros, realidad o ficción.




Desde muy pequeña le tuve miedo a los seres oscuros y extraños, quienes solo se veían en las películas de terror y cuando llegaba la noche, me atemorizaban aún más. Sí, efectivamente nunca fui valiente para esos temas en mi infancia. Soñaba siempre con que era acechada por un vampiro en mi propia casa, la cual la veía embrujada y llena de telarañas. Creo que mi imaginario infantil, se veía inmerso en un terror inagotable. Era demasiado miedosa. Ya al crecer todo cambió, a estos seres oscuros les encontré una fascinación absoluta. Estos seres a los que me refiero son los seres de la noche, los comúnmente denominados: Vampiros. 


Como lo mencioné en algún post anterior, al haber visto películas como "Entrevista con el Vampiro" y  "Drácula", en mi adolescencia, hicieron profundizar en mi esa inquietud con respecto a estos seres fantásticos y malditos. No solo por el hecho en que lo más simbólico de ellos es que beban sangre, si no por toda la simbología que se maneja alrededor de ellos; como los crucifijos, el ajo, la ratas, los gatos, los lobos, la oscuridad, los castillos, los bosques abandonados, y otra infinidad de objetos y situaciones  que hacen que esto seres sigan siendo tan míticos. 

De acuerdo con la historia universal, han existido personajes que se han identificado con estos seres y que a su vez por la sociedad moderna, se han denominado vampiros; como es el caso de la aristócrata húngara Elizabeth Bathory, quién fue encarcelada por atiborrarse por el líquido rojo de varias nobles vírgenes para conservar su juventud. También existe el caso en el año de 1930 de Peter Kürlen, llamado el "Vampiro de Düsseldorf", quién reconoció haber experimentado un gran placer cuando bebía sangre humana o de animales. Este hombre antes de ser guillotinado en la prisión de Klingelputz, en Colonia, confesó que tenía la esperanza de poder disfrutar durante unos segundos del sonido que haría su sangre al brotar del cuello. 

A través del tiempo, se han entretejido historias a través del mito del Vampiro, de aquel asesino nocturno. De acuerdo con la Revista Muy Interesante, edición de Invierno del 2010, los relatos que existen de estos seres son tan viejos como la propia historia humana. Lilitu, es uno de los referentes ávidos de sangre que data de 4000 a.C. ya que los sumerios, acadios y asirios mencionan a ciertos depredadores sexuales antropomórficos que se nutren de la sangre de los niños y sus madres. Esto inspiró el mito de Lilith, quien según la tradición judía, fue la primera esposa de Adán y madre de numerosos demonios. También se menciona a Kalí, la Sangrienta; quién en el texto hindú Devi Mahatmya relata cómo Kali (diosa del tiempo), derrotó al demonio Raktavija tras beber su líquido vital. Kali suele representarse como una criatura de cuatro brazos, adornada con una guirnalda de calaveras, con los colmillos manchados de sangre. Este fluído está íntimamente relacionado con el culto a esta deidad. 

Dentro de la mitología romana, se cita la existencia de los pájaros estirges. Son unas aves nocturnas míticas, algunas veces descritas con alas de murciélagos. Que se alimentan de la carne y la sangre de seres humanos. 
En la Edad Media, también se les hacía mención a estos seres vampíricos, ya que algunos autores ingleses del siglo XII, como Walter Map, citan la existencia de revivientes, una especie de cadáveres ambulantes que vuelven de la tumba aterrorizar a los vivos, y a veces, cebarse con su sangre. Una de las primeras referencias de los upiros (sinónimo de vampiros), data de el año 1047. 

En el Siglo XVIII, Europa fue sacudida por una ola de vampirismo. Se multiplicaron los testimonios sobre muertes que tenían que ver con víctimas desangradas y muertos revividos. Los casos de los serbios Peter Plogojowitz y Arnold Paole, fueron especialmente famosos. A ambos se les hizo responsables de volver de la tumba y desangrar a varios de sus vecinos. En 1746, el teólogo francés Dom Augustin Calmet, recogió varias de las leyendas e informes sobre los bebedores de sangre en su Tratado sobre los vampiros. 

Cierto o no, los vampiros han sido una inspiración, ya sea para hacer películas, crear historias de miedo, crear estilos de vida, y otra infinidad de cosas. Creo que este ser mítico y legendario siempre será fascinante y siempre se tendrá algo que contar entorno a él. Pasarán siglos, milenios, décadas, y este personaje nunca pasará de moda, ni pasará desapercibido. 

Les dejo una infografía que encontré en este blog: https://infografiasos.wordpress.com/tag/infografia-diario-la-industria/, la cual me gustó bastante ya que recorre todo el camino de el vampiro en el universo cinematográfico. 


Google+ Badge

Facebook

Fotos e Imágenes